La paz que el nos dio..

Pretty young woman with arms raised standing on beach


La paz es la ausencia de temor, muchas veces nos encontramos sumida a un mundo que pareciera desconocemos, vivimos escondidas de nuestra realidad por miedo a enfrentarla, la inseguridad y la falta de confianza en nosotras misma se convirtió en el chacal que atormenta a cada rato, y nos convence de que estamos lejos del alcanzar nuestra misión.

Entiende que estamos aquí no por ser simple mortales que decoran el planeta, como Satanás te convenció alguna vez; la razón de que estemos vivas es porque debemos cumplir un propósito, la realidad de muchas es no lograr ver el final del túnel a causa de la oscuridad que atravesamos constantemente por miedo y porque me atrevo a decir algo que pareciera ficticio pero ¡es real!, no descansamos en los brazos de nuestro padre, siempre queremos llevar la delantera del control de todo y eso nos afana, nos cansa, nos acelera no nos lleva a ningún lado.

Gisse Ramírez tomó un escudo y compartió la siguiente reflexión:

Cuando quise definir qué significaba la Paz para mí, me hice esta pregunta; “¿Cuándo siento paz?”.
Lo primero que llegó a mi mente fueron momentos difíciles, esas situaciones que parecían no tener salida, momentos dónde lo más fácil era tirar la toalla y rendirse, y saben ¿por qué estas escenas se reprodujeron en mi mente?, porque en esos momentos tuve Paz, tuve esa tranquilidad que nunca pude medir, que nunca pude comparar y que va creciendo sin importar lo que venga a mi vida.
¿Saben qué? Hay un vínculo que no podemos romper, hay dos palabras que se conectan y se complementan; el vínculo de la fe con la Paz, ¿cómo podríamos lograr estar tranquilas en momentos difíciles?, ¿cómo sonreír en medio del llanto?, ¿cómo levantarse en medio de las caídas?, ¿cómo estar seguras en la inseguridad?. La respuesta es; creyendo en algo que aún no podemos ver, sintiendo algo que no podemos definir, actuando cómo si no estemos en esa situación, usando un escudo invisible para protegernos; la fe. Creer que todo saldrá bien, dejar de lado el miedo y la preocupación, creer en el único dador de Paz y usar esa Paz que Él nos dio, su misma Paz (Juan 14:27).
Podemos pasar por tormentas, turbulencias, decepciones, angustias y aflicciones, pero nunca vamos a dejar de tener la ayuda y el amor del Glorioso Príncipe de Paz (Isaias 9:6).
Sentir la Paz de Jesús es una de las experiencias más hermosas que una mujer puede tener, una experiencia que se puede repetir todos los días de nuestras vidas. Esa Paz que se fortalece en las tormentas, esa Paz que no hace falta buscar, porque ya está en nosotras, esa Paz la debemos de usar, es un precioso regalo que tenemos en nuestras manos, capaz de cambiar un llanto en sonrisa, una aflicción en alegría y una angustia en esperanza.

Debemos entender que el único dador de paz es cristo y solo en el podemos encontrar las salida y la tranquilad de llegar a nuestro propósito, nunca estas lejos de alcanzar, solo te hace falta conocer cuáles son las herramientas que ayudarán a llegar a este estado.

Gracias Gisse! sos de bendición para la vida de muchas mujeres que desconocen esta beneficio!  Sos la Luz al final del túnel por el simple hecho de que la presencia de Dios está en tu vida!!

Subamos al barco de Jesucristo recordemos que como hijas suyas, estamos siempre en los brazos de nuestro padre celestial, aprendamos a gozar de esa paz que solo Jesús nos da… Gina de Cho  #Diamante #Faceta Paz

#SoydelaLigaMayor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s